El uso de las algas en la agricultura moderna.

La necesidad de una agricultura sostenible ha provocado en los últimos años un aumento creciente del consumo de productos orgánicos bioestimulantes por parte de los agricultores de todo el mundo.

Por tal motivo, el incremento en el uso de bioestimulantes eficientes es uno de los retos para la agricultura moderna en general y para Edalife en particular. Uno de los materiales más usados como bioestimulante de cultivos es el extracto de algas.

Estas algas son organismos fotosintetizadores de organización sencilla, que viven en el agua o en ambientes muy húmedos y producen más del 71% del oxígeno de nuestro planeta, de hecho, algunos científicos estiman que las algas producen hasta el 87% del oxígeno del mundo. El cultivo de las algas es uno de los más sostenibles a día de hoy, ya que las algas crecen de 20 a 30 veces más rápido que cualquier otro cultivo y reciclan el 97% de toda el agua en el proceso de crecimiento y cosecha.

Estas algas son un complemento bioestimulante perfecto para los cultivos, basadas en la auténtica filosofía “Residuo Cero”. ¿Por qué?

Entre otras cosas las algas contienen una infinidad de moléculas bioactivas:

  • Un elevado contenido en carbono orgánico.
  • Macro y micronutrientes.
  • Alta capacidad de intercambio catiónico.
  • Aminoácidos.
  • Vitaminas.
  • Fitohormonas naturales.
  • Ácidos grasos
  • Polisacáridos.

Todo estos elementos favorecen el vigor, la resistencia y el correcto desarrollo de nuestros cultivos además de cumplir con uno de los principales retos que propulsamos desde Edalife: “la sostenibilidad de una agricultura eficiente”.

Muchas de estas especies de algas marinas crecen a lo largo de la costa, por lo que su composición bioquímica depende de su localización y de las condiciones del lugar donde crecen. De esta manera, el contenido en principios activos variará entre cada especie y dentro de la misma especie en relación a la disponibilidad de nutrientes, luz, salinidad, profundidad, presencia de corrientes de agua dulce y, por supuesto, contaminación o contenido en metales pesados del agua. Las algas más interesantes para el uso en agricultura son las llamadas “algas pardas”.

Dentro de las algas pardas, algunas de ellas crecen siempre sumergidas en agua, no emergen en los momentos de marea baja. Dentro de este tipo podemos encontrar algas como Ecklonia máxima, Laminaria digitata, entre otras. Mientras que especies como Fucus sp. o Ascophyllum nodosum soportan períodos de inmersión y períodos donde quedan expuestas a la intemperie, siguiendo los ciclos de marea (cada 12 horas). Esta condición de desarrollo ha supuesto un fenómeno de adaptación fisiológica con consecuencias particulares en la composición bioquímica de estas algas, dado que éstas han tenido que desarrollar mecanismos de defensa frente a continuas situaciones de estrés térmico, salino e hídrico, confiriéndoles importantes propiedades para su aprovechamiento agrícola.

Es muy común que la responsabilidad de la función de este tipo de productos a base de extractos de alga se descargue únicamente sobre su relación en fitohormonas, sin embargo nada mas lejos de la realidad, ya que tal y como hemos mencionado, este tipo de productos contienen una amplia cantidad de moléculas bioactivas que provocan en la planta la estimulación de multitud de procesos.

Otro concepto muy importante a tener en cuenta que influye notablemente sobre la calidad del producto final que es consumido por el agricultor para estimular sus cultivos es el modo de extracción utilizado para fabricar el producto. Hay métodos de extracción poco costosos que producen “extractos de algas” de muy bajo coste, pero hay que tener en cuenta que estos métodos son muy agresivos con la materia prima y provocan que ésta pierda grandes propiedades resultando en un bioestimulante poco eficiente. Sin embargo, existen otros métodos de extracción muy respetuosos con las propiedades bioquímicas de la materia prima, que, aunque más caros que los anteriores, compensan con creces su coste al aumentar notablemente la eficiencia a nivel de estimulación biológica de los cultivos.

En Edalife estamos trabajando para que los agricultores puedan tener una herramienta estimulante de máxima calidad y eficiencia.

Para más información, ponte en contacto con tu distribuidor Edalife más cercano, o mándanos un correo a info@edalife.es