Los hongos micorrícicos y los cultivos: un equipo de éxito.

En posts anteriores hemos resaltado la importancia de los microorganismos del suelo para ayudar a los cultivos a crecer gracias a dos tipos de funciones:

  • Funciones propias, es decir, tareas que llevan a cabo por sí mismos, como la regulación de la dinámica de la materia orgánica del suelo.
  • Funciones simbióticas, es decir, tareas que realizan gracias a la asociación con otros microorganismos del suelo donde se benefician el uno del otro, como la fijación de nitrógeno atmosférico y la solubilización de elementos como el fósforo.

Dentro de estas funciones simbióticas es especialmente importante la relación que se establece entre los hongos micorrícicos arbusculares y la mayoría de las plantas. Estos hongos, mediante sus hifas y la glomalina que segregan ayudan a la planta a absorber nutrientes con baja disponibilidad o movilidad en el suelo, favorecen la retención de agua en el suelo, la absorción de fósforo y la protección frente a enfermedades. Además, en cultivos extensivos de secano aumentan la capacidad de resiliencia frente a diferentes situaciones de estrés provocadas por falta de agua, nutrientes, presencia de sal, etc. A cambio, la planta le proporciona nicho ecológico y carbono producido en la fotosíntesis, formando así el mejor equipo posible en el suelo.

Dentro de los hongos micorrícicos encontramos las endomicorrizas o micorrizas arbusculares (imagen de la izquierda), donde el micelio del hongo se instala en el interior de las células de la raíz y las ectomicorrizas (imagen de la derecha), donde se forma una gran vaina debido a que el micelio penetra solo parcialmente en los espacios intercelulares de los tejidos de la raíz, pero no entra en las células.

Sin embargo, existen algunas dificultades para que un hongo colonice la raíz de un cultivo, desde un suelo con propiedades físicas inapropiadas para esta asociación hasta la dependencia micorrícica de los cultivos, que puede ser alta como la del cultivo de maíz y baja como el cultivo de avena. Además, el manejo intensivo de los sistemas agrarios de los últimos años con prácticas como el monocultivo ha provocado que incluso algunas variedades de plantas hayan perdido completamente su capacidad para micorrizar, algunas prácticas de labranza pueden romper la red del micelio y la acción de fungicidas puede hacer desaparecer a estos hongos.

En Edalife sabemos de la tremenda  importancia de esta asociación hongo-planta para el suelo y el desarrollo óptimo de los cultivos y, por tanto, para su rentabilidad. Por ello contamos con dos innovadoras herramientas: Myconate y Diversity, que nos permiten aprovechar al máximo las ventajas de la activación la fauna microbiana local y la inoculación con fauna microbiana especializada, entre las que se encuentran hongos micorrícicos y una amplia biodiversidad beneficiosa.

Myconate es un potente señalizador bioquímico que incrementa notablemente los niveles de colonización micorrícica autóctona en las raíces, trabajando en la activación de todas las categorías de hongos micorrícicos, incluso en suelos con alta cantidad de estos hongos, ya que trabajaba sobre el proceso de atracción, activación y colonización de las espora de las micorrizas existentes, haciendo que se acerquen a la raíz. Además, activa algunas especies de bacterias como las solubilizadoras de fósforo y las fijadoras de nitrógeno atmosférico, aumenta la homogeneidad del calibre del fruto y el rendimiento general de los cultivos.

Diversity es un biofertilizante que mejora las propiedades bioquímicas del suelo gracias a que se ha desarrollado utilizando la tecnología “Effective Mycroorganisms”. Esta tecnología utiliza una combinación de microorganismos beneficiosos compatibles, generando un cultivo mixto de microorganismos benéficos naturales que dan lugar a una rizosfera más rica en diversidad y beneficiosa al actuar mejorando la estructura y estado de agregación del suelo, aumentando la disponibilidad y solubilidad de los nutrientes esenciales y corrigiendo el equilibrio de microorganismos beneficiosos-patógenos en favor de los primeros.

Para más información, ponte en contacto con tu distribuidor Edalife más cercano, o mándanos un correo a info@edalife.es